¿Por qué se conmemora en Junio el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad?

Durante todo el mes de Junio, se desarrolla la campaña respectiva al Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad.

Esta campaña, que tiene lugar durante todo el mes de Junio, presenta como finalidad concienciar acerca de la importancia del enorme don que significa la capacidad de procrear y cuál es la forma de cuidar de ella.

De allí la importancia de concientizar a las mujeres sobre la planificación reproductiva en un contexto de decisión informada y difundir la importancia de la prevención y un enfoque multidisciplinario de la infertilidad, ya que los aspectos mentales, emocionales, sociales y físicos inciden en su desarrollo.

Según estadísticas internacionales, la infertilidad es la incapacidad de una pareja para lograr una concepción después de un año de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva. Su incidencia va en aumento con cifras que varían entre el 15% y el 20% y los datos muestran que la distribución de las causas son de origen masculino: 30%; femenino: 30%, ambos miembros de la pareja: 30%, y un 10% de causa no aparente.

Estos datos nos alertan sobre el aumento de la infertilidad en los últimos añosla que se estima ha sido causada por múltiples agentes concomitantes como la postergación de la maternidad, los mayores índices de infertilidad masculina, y el aumento de las enfermedades de transmisión sexual que pueden ocasionar la esterilidad como secuela. Como contraparte, la reproducción humana es una de las ramas de la medicina que más avanzó en los últimos 20 años, y este auge se vio reflejado en las consultas, así como en la cantidad de parejas antes desahuciadas que hoy pudieron alcanzar esta meta con éxito.

En este nuevo escenario, la Asociación Americana de Fertilidad exhorta a tener en cuenta un “decálogo” de recomendaciones:

  • Realizar controles ginecológicos anuales desde el inicio de las relaciones sexuales;
  • vacunarse contra la rubeola las mujeres mayores de 15 años;
  • controlar el peso;
  • no fumar, consumir drogas o alcohol en exceso;
  • conocer el período de fertilidad femenina;
  • considerar el riesgo asociado a un embarazo tardío;
  • realizar consultas médicas a tiempo frente a diversos signos de alerta;
  • comer sano y realizar actividad física;
  • en el caso de pacientes oncológicos preservar tejido, (tanto óvulos como espermatozoides), antes de someterse a tratamientos de quimio o radio terapia; usar anticonceptivos de barrera como el preservativo para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Fuente:fertilidadmendoza.com.ar