Sectores económicos de Misiones dicen que repuntaron levemente la oferta y la demanda

A un ritmo lento, pero la economía empieza a moverse. A más de 100 días de la entrada en vigencia del aislamiento social preventivo y obligatorio en el país, por la pandemia del coronavirus, en Misiones repuntó levemente la oferta por el regreso de gran parte de la actividad comercial y productiva. Entre abril y junio, ya volvió el 85% de los rubros que permanecieron inactivos algunos días y meses según el caso. 

Al mismo tiempo, referentes de las principales actividades económicas de la provincia señalan que hubo una recuperación en la demanda, aunque lejos está de los valores que se registraban previo al confinamiento, es decir, de marzo. En los meses atravesados por la cuarentena, la producción de alimentos, como la yerba y té, fueron los que permitieron sostener el mercado local, al igual que el tabaco. Al mismo tiempo, se potenció la venta de madera hacia China, uno de los países que regresó casi totalmente tras el freno que se registró por la enfermedad que azotó al mundo entero. 

Entre la oferta y la demanda

Conforme con la situación epidemiológica, el gobierno provincial autorizó el retorno de rubros comerciales para permitir la recuperación progresiva de la actividad económica, tras semanas de un parate total sin precedente alguno.Al respecto, Gerardo Alonso Schwarz, economista e investigador de la Fundación Mediterránea, comentó a El Territorio que “actualmente hay un nivel de recuperación de la oferta, que aún tiene determinadas restricciones en materia de funcionamiento de quienes producen, y en la demanda que también está condicionada por la apertura horaria y por la situación económica”. Detalló que cuando arrancó la cuarentena, la actividad en la provincia se ubicó en torno al 42%, valor que agrupó a todos los rubros que fueron catalogados como esenciales. Y a tres meses de la medida para reducir al mínimo los contagios por Covid-19, el porcentaje de actividad dentro del sector público y privado registrado se ubica en el 85%.“Hay un alto porcentaje de liberación de actividades y eso permitió un retorno paulatino en el consumo, que aún está condicionado por la coyuntura económica”, sostuvo el economista.

Aclaró que “si bien hay más movilidad, la recuperación no está en los caudales que había antes del inicio del confinamiento estricto, pero algunos rubros ligados al consumo se recuperaron más rápido que otros, sobre todo, el de alimentos”. Puntualizó que el rubro ligado a la producción de yerba fue uno de los más beneficiados por efecto de un mayor índice de compra, y generó un movimiento alrededor de los 30 mil millones de pesos. En el caso del tabaco, que retomó actividad a principios de abril, movió más de 2.800 millones de pesos en el segundo trimestre de 2020.

En lo que respecta al té, observó una leve merma respecto a su exportación. Como contracara, mencionó que las actividades que dependen exclusivamente del turismo fueron las más afectados y que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la ocupación hotelera en abril apenas llegó al 5%.“Misiones se está recuperando de lo que fue un parate que se vivió en todo el mundo, y el movimiento es lento. La reactivación pasa más por la oferta que por la demanda, que actualmente está muy restringida por los horarios de circulación y el ingreso económico”, refirió Alonso Schwarz. 

Recuperación condicionada

Por su parte, el economista Darío Ochoa aseveró que la situación de la provincia es distinta respecto a otros distritos ya que mantiene sus cuentas públicas de manera ordenada.“A diferencia de otras provincias, Misiones no tomó deuda en los últimos cuatro años y eso le permitió estar en una situación de privilegio y le garantizó tener cierta seguridad, como por ejemplo, en el abono de los salarios y poder asistir financieramente a otros sectores que están inmersos en una profunda crisis por la pandemia del coronavirus”, dijo en diálogo con Acá te lo Contamos, por Radioactiva. Luego se expresó sobre el confinamiento estricto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), que entrará en vigencia mañana y se extenderá hasta el 17 de julio, situación que generará complicaciones respecto al mercado interno. “Buenos Aires concentra el 40 por ciento de la demanda y el mercado del país, por lo que el parate que habrá en los rubros esenciales  y de aquellos que no lo son tendrá una fuerte repercusión en otras provincias y por supuesto en Misiones”, aseveró.

Más tarde consideró que la reactivación plena en el país demorará meses y que para ello será necesario fomentar la actividad industrial para volver a los índices económicos que se registraron en el primer trimestre del año. El cierre del Amba es una de las principales preocupaciones por parte del sector forestoindustrial de la tierra colorada, ya que el 50% de la demanda de madera se concentra en Buenos Aires y otros distritos que por el momento limitaron la obra pública y privada, como lo son Córdoba y Mendoza.

Al respecto, Guillermo Fachinello, titular de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom) manifestó que “la noticia de la parálisis de actividad que habrá desde el miércoles (por mañana) no es buena, porque muchas de las solicitudes de madera dentro del país pasa por los distritos más grandes pero que, a su vez, son los que tienen el mayor índice de contagios por coronavirus”. Sin embargo, y para compensar  la merma en las ventas dentro del mercado interno, uno de los principales fuertes de la actividad maderera de Misiones actualmente pasa por las ventas al exterior. Asimismo, Fachinello detalló que China se convirtió en uno de los grandes compradores de madera, aunque a un valor mucho menor a los demandados previo al confinamiento. “Recomendamos a las pymes madereras que no dejen de exportar, porque hay un fuerte interés chino en comprar productos misioneros”, señaló el titular de Apicofom en declaraciones con este matutino. 

Sostén agroindustrial 

La producción de alimentos fue una de las que permitió que la economía misionera se mantuviera a flote en los últimos tres meses. Sobre este punto el ministro del Agro y de la Producción, Sebastián Oriozabala, subrayó que “cuando comenzó la cuarentena, nos planteamos sostener al sector agroindustrial que fue uno de los exceptuados desde el inicio de la medida. En este sentido, se trabajó en dar crecimiento a las producciones en suelo misionero, tanto en lo doméstico como en lo productivo”.Con la apertura del acopio de tabaco a principios de abril y una mayor demanda de yerba, las principales actividades primarias de la provincia mostraron un crecimiento respecto a la temporada 2019. También se observó un buen desempeño en lo que respecta a las hortalizas y un incremento en las pasturas para fomentar el rubro lácteo. “El objetivo fue sostener la economía local y preservar las fuentes de empleo directo e indirecto en todos los eslabones que integran la cadena agroindustrial”, indicó Oriozabala.

En cuanto a la capacidad productiva, el funcionario aseguró que operan al 100% los rubros ligados a la producción de alimentos, mientras que la situación de la forestoindustria es distinta, ya que funciona al 80%.“Con todo esto que generó el Covid-19, hubo una fuerte apuesta al consumo interno, tanto de carne, hortalizas y alimentos, y eso tendrá una gran incidencia en la economía local, que beneficiará a los productores de la provincia. Por otra parte, que el dinero queda en la provincia”, dijo.

En tanto Alejandro Haene, titular de la Confederación Económica de Misiones (CEM), indicó que “Misiones es una de las provincias que se mantuvo en pie pese al parate que hubo y que, dependiendo del sector, duró hasta 70 días”. Refirió que gran parte de las empresas, además del abastecimiento en el mercado interno, apuestan a concretar ventas en el exterior. Yerba, tabaco y madera son los productos con buenos índice de ventas al extranjero. “Casi la totalidad de los rubros, a excepción de los ligados a la industria del turismo, están funcionando a pleno. Y, pese a este contexto, observamos que hay una circulación de dinero, que la gente apuesta por el mercado local. El cierre de las fronteras incidió en la situación y la reactivación, lenta pero reactivación al fin, de la economía provincial”, cerró.

Restaurantes con demanda del 40%

A principios de mes, el sector gastronómico fue uno de los que volvió a la atención presencial, tras la presentación y aprobación del protocolo sanitario. Sobre este punto Martín Oria, integrante de la Coordinadora Mercantil de Posadas y referente del rubro, realizó un balance sobre el retorno a la actividad y dijo que “no hay un movimiento grande y significativoen el rubro. Hay negocios que están abiertos, pero con una fuerte reducción en la capacidad del local, mientras que otros se mantienen con delivery”.Luego agregó que “este contexto generó una readaptación de todos, porque cambió las costumbres. Trabajamos en un 40 por ciento de lo normal, condicionado por la restricción en el movimiento y en la capacidad de funcionamiento dentro de los locales en el afán de garantizar el distanciamiento entre las personas y las mesas”.

Puntualizó que durante la siesta se nota una fuerte reducción enla asistencia de comensales que, en algunos casos, es nula. En cuanto a las pruebas piloto de la extensión horaria hasta las 23, que se aplicó en los últimos dos fines de semana del mes, señaló que ello trajo una bocanada de oxígeno para los bares y restaurantes. “Seguramente hacia el fin de semana habrá una nueva decisión extraordinaria de extender el horario. Todo esto está sujeto a la situación epidemiológica y a la decisión que pueda realizar la Municipalidad de Posadas”, comentó Oria.

territoriodigital.com