Acceso a internet, la dificultad de los alumnos en el aislamiento

La falta de conexión a internet,  la ausencia de celulares o computadoras personales para cada hijo, la carencia de un lugar de la casa preparado para estudiar, la angustia de las madres al momento de no poder asistir a sus hijos por falta de conocimiento, el desgano de los niños y jóvenes por seguir el ritmo escolar en sus domicilios y la preocupación  de los docentes  por tratar de cumplir sus funciones a distancia son algunas de las dificultades  que por estos días se viven en los hogares. Parte de esas realidades fueron expuestas en una teleconferencia en la que participaron madres, padres, docentes, estudiantes, psicopedagogas y especialistas en educación de distintos lugares de Misiones para contar sus experiencias al momento de montar la escuela en casa.

La pandemia del coronavirus obligó al cierre de las escuelas. Frente a eso la comunidad educativa de Misiones está haciendo lo posible y lo imposible para lograr una continuidad pedagógica en cuarentena. Pero cada casa es un mundo y cada familia trató de adaptar su hogar para que los niños y jóvenes sigan estudiando. El encuentro  virtual  fue organizado por el Observatorio Argentinos por la Educación, que contó con el acompañamiento local de la Fundación Brazos Abiertos y con la participación del pedagogo Mariano Narodowski, que fue el encargado de analizar la problemática de la educación argentina en el marco de la cuarentena.“Lo primero que tenemos que poner en claro es que la casa no es la escuela. Son dos ámbitos diferentes con reglas distintas.

La escuela es una organización con profesionales rentados para brindar un servicio de educación, entonces es muy difícil lograr eso en un hogar porque sencillamente allí la convivencia tiene otras características. Es importante aclarar esto porque hay mucha frustración en las familias y es necesario llevarles calma”, aclaró al empezar su disertación Narodowski. Seguidamente, el especialista en educación explicó que “la mitad de los alumnos argentinos de primaria y secundaria tienen escasa a nula conexión a internet o no tienen los dispositivos para conectarse, como computadoras o notebooks. Y el otros 50% que puede conectarse no está preparado para seguir una educación a distancia”.  

La realidad en Misiones

La directora de la Fundación Brazos Abiertos,  Magdalena Navajas, también advirtió que “las diferencias que había antes de la pandemia se agudizaron con la cuarentena, donde en Misiones vemos por un lado chicos hiperconectados y estresados por estar así todo el día frente a múltiples  pantallas, y por otro lado, chicos que no tienen computadoras y tampoco conexión a internet, por lo tanto están fuera de todo tipo de conexión virtual”.

Navajas explicó que “en Misiones la gran mayoría de los alumnos se están manejando con teléfonos celulares desde donde mandan sus tareas a los docentes. Esa mayoría comparte el celular entre todos los hermanos y se les complica cumplir cuando se quedan sin crédito porque sus familias no tienen dinero para pagar esa comunicación de manera constante”.En el medio de los alumnos y los docentes están los padres, cuyo rol es más importante cuando los alumnos son más pequeños.  “Vemos muchas mamás muy preocupadas porque se ven sobrepasadas por la situación. Se sientes agobiadas por no estar capacitadas para acompañar a sus hijos. Las mujeres están sobrecargadas de responsabilidades en estos días”, advirtió Navajas.  La Fundación Brazos Abiertos es una organización sin fines de lucro que trabaja desde hace 20 años en Misiones con el fin de promover la igualdad de oportunidades educativas mediante programas que favorezcan la inclusión escolar.“En mi casa tenemos un solo celular y tengo dos hijos. Se turnan para poder mandar las tareas en fotos a los docentes. Muchas veces nos ponemos re mal porque no entendían algún tema o porque no teníamos crédito en el celular”, señaló Beatriz Pettersen, madre de la comunidad educativa del Polivalente 5, de Candelaria.“Nosotros tenemos computadoras y también wifi, pero tengo una hija en primer grado y otra en cuarto grado. Tengo que sentarme al lado de ellas todos los días para hacer de maestra y eso me supera. Volver del trabajo y armar la escuelita en casa es una responsabilidad que tuve que asumir y estoy agotada. A veces mandan tantas tareas que hasta los fines de semana nos levantamos temprano para poder cumplir con todo”, contó María Sol Vivanco, mamá de una escuela de Posadas.“Un vecino nos presta wifi y gracias a eso mis hijos se conectan a los grupos de WhatsApp que armaron los profesores y por allí se pasan las tareas. Yo no entiendo mucho de esas cosas, sólo llegué a completar la primaria así que no puedo ayudarlos. Me pongo contento cuando los veo que siguen estudiando, a veces hasta tarde, y lo que más quiero que terminen su secundario”, dijo Luis Aguirre, papá de zona rural de Candelaria. 

Educación retoma asamblea hoy

En horas de la tarde de hoy se retomará la asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), que fue suspendida el martes, con la participación de los ministros de Educación de las 24 jurisdicciones, en la que el tema principal a tratar será la aprobación de los protocolos mínimos y obligatorios para la vuelta progresiva a las escuela, cuando la situación epidemiológica lo permita. Este documento fue presentado días atrás por el titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, en conjunto con el Consejo Asesor, para el regreso presencial a las aulas y ya cuenta con un amplio consenso entre todas las provincias que han participado en el proceso de elaboración. Se trata de un acuerdo federal que retoma las recomendaciones del comité de expertos en diálogo con todos los actores del sistema educativo. Los protocolos conforman un trabajo con lineamientos que se adaptarán a las realidades locales y están nutridos de la experiencia por la que han atravesado otros países en el ámbito educativo, como así también diversos sectores de la economía y la producción.

territoriodigital.com