Nicolás Trotta :«La decisión del regreso a las clases presenciales le corresponde a cada Gobernador»

La decisión final del regreso a las clases presenciales en primaria y secundaria depende de cada Gobernador y en las universidades, de cada rector o rectora; solo habrá regreso cuando las condiciones estén dadas; no habrá sistema de promoción automática de los alumnos; se destinará una inversión millonaria a las jurisdicciones provinciales para crear las condiciones exigidas por el protocolo consensuado en el Consejo Federal de Educación y se subsidiará a través del Banco Nación la compra de computadoras para docentes, son algunas de las definiciones que brindó el ministro del área, Nicolás Trotta este martes.

En comunicación con Radio Libertad, el funcionario nacional reiteró que se retomarán las clases presenciales en aquellos distritos donde la circulación del virus pandémico esté controlada (que estén en Fase 5), cumpliendo el protocolo que fue aprobado por unanimidad el pasado jueves en el Consejo Federal de Educación en sesión por videoconferencia y se concreten las medidas adecuadas de distanciamiento social, higiene, seguridad y desinfección que garantizan el cuidado de la salud de toda la comunidad educativa.

Trotta afirmó que el protocolo aludido “es cumplible y es lo mínimo que se puede solicitar a cada establecimiento para poder garantizar el cuidado de la salud”. Participaron en su redacción activamente los ministros de Educación de todas las provincias, representantes de sindicatos docente, de los centros de estudiantes, de Arquitectura escolar, del campo epidemiológico”, entre otros. Trabajaron en dos comisiones, una para la educación obligatoria y otra para la educación universitaria y durante intensas semanas fueron definiendo los términos que constituyen una base sobre la cual trabajarán las distintas provincias.

“Tenemos que ser claros: lo de distanciamiento social se resuelve a partir de la división de las aulas, donde antes había 30, ahora va a tener que haber por día 15 o 10 estudiantes, según la dimensión de cada aula. Pero si hay un establecimiento que no garantiza por ejemplo el acceso al agua o los elementos para la limpieza y desinfección, no va a poder recibir a nuestros estudiantes ni a nuestros docentes hasta que resuelva esa cuestión”, afirmó el ministro.

La opinión de las familias

Respecto de la polémica suscitada entre las familias con hijos en edad escolar, sobre el temor a enviarlos y que estén expuestos a la posibilidad de contagio, Trotta admitió que “es lógico que las familias tengan miedo y tenemos que trabajar para llevarles tranquilidad tanto a ellos, como a los docentes y estudiantes. No estamos tomando ninguna decisión apresurada, todo lo contrario. Los protocolos desarrollados ponen en valor toda la experiencia de aquellos países que pudieron regresar de manera segura a las escuelas. Nuestra prioridad en todo momento es cuidar la salud de toda la comunidad educativa, así que tenemos intensas semanas por delante para poder conversar con las familias, con los estudiantes, con los docentes y que tengan toda la información para que sean conscientes de que el regreso es seguro y llegado el momento, tomaremos las decisiones, siempre escuchando a las familias”.

“Estamos tomando todas las medidas para que el regreso sea seguro o si no es seguro, no va a haber regreso a las aulas”, insistió, al tiempo de aludir al rol que le cabe al Estado en este sentido.

“Tenemos que garantizar sí es el derecho a la educación, la educación es obligatoria y eso implica que tiene responsabilidad el Estado, pero debemos tener en cuenta de que hay estudiantes y hay docentes que tienen algún tipo de enfermedad anterior, están en situación de riesgo por alguna patología previa y no van a poder concurrir a la escuela. En esos casos nosotros tenemos que garantizar la profundización de este modelo a distancia y en el caso de los docentes, que puedan seguir desempeñando su tarea que es tan importante y esencial, desde sus hogares”, afirmó.

Adecuaciones en infraestructura

Para poner a punto las escuelas y que estén en condiciones de recibir a los estudiantes y docentes, dijo Trotta que “es una responsabilidad compartida, vamos a acompañar a las escuelas y a las provincias que están en situación de mayor vulnerabilidad, en el aprovisionamiento de ciertos materiales y en materia de infraestructura escolar, a partir de una presentación que vamos a hacer la semana próxima, con un aporte superior a los dos mil millones de pesos, que es fundamental. Pero todo lo vinculado a la cotidianidad de la escuela es una responsabilidad de cada una de las jurisdicciones educativas”.

Con este objetivo, la Nación asistiría a las provincias con “poco más de dos mil millones de pesos, priorizando aquellos lugares de mayor vulnerabilidad”, aseguró el funcionario, para quien “más allá de que a partir de la pandemia, la situación económica en la Argentina es compleja; hay una realidad que es la existencia de una infraestructura escolar muy diversa y la responsabilidad de garantizar el derecho a la educación por supuesto está en la cabeza del Estado nacional y los Estados provinciales”.

Educación virtual y condiciones de acceso

“No creo que podamos hablar de educación virtual en una Argentina profundamente desigual y un Norte Grande en particular tan desigual, no solo en lo socioeconómico, sino también de acceso a tecnologías, no solo a la conectividad sino a las herramientas tecnológicas, ya sea una computadora, una Tablet, una netbook o inclusive un teléfono celular”, comenzó diciendo Trota al evaluar las condiciones en las que se llevó adelante la continuidad pedagógica en el país, durante lo que va de la pandemia.

En ese sentido destacó que “lo que permitió la continuidad del esquema de continuidad educativa y pedagógica en esta Argentina desigual es el enorme compromiso de nuestros docentes, maestras, maestros y profesores que establecieron distintos caminos en esa realidad tan diversa, en nuestros grandes centros urbanos, en la ruralidad tan extendida a lo largo de todo el territorio argentino; con el acompañamiento e iniciativas del Gobierno nacional y los gobiernos provinciales”.

“Desde el Estado nacional -continuó- desplegamos una agenda analógica, remarcando la realidad que transita la Argentina. Hoy, nosotros llevamos distribuidos más de 30 millones de cuadernos, para los distintos niveles de la edad escolar, con una hoja de ruta, de trabajo diario. Producimos 21 horas de televisión y radio por día, son más de 50 radios que transmiten; pretendemos llegar a toda la ruralidad o las 14 horas diarias a través de la Televisión Pública y retransmitidas por más de 50 medios de todo el país. Plataformas en las 24 provincias y en las 57 universidades nacionales, gestionadas por nuestro Ministerio permitió democratizar el acceso. Por supuesto que no resuelve la profunda desigualdad que hay en la Argentina pero intenta contenerla y por otro lado, un punto central que hay que tener presente y que esta pandemia lo reafirmó es lo insustituible de la escuela y de la presencialidad de docentes y estudiantes”.

Programas especiales

Trotta lamentó la “enorme equivocación que fue en el Gobierno de Mauricio Macri la suspensión de un programa como Conectar Igualdad. Entre 2010 y 2015, durante la gestión de Cristina Kirchner se distribuyó 5 millones 300 mil computadoras a los estudiantes. En los cuatro años de Cambiemos solo se distribuyeron 800 mil y fueron a gabinetes, en las escuelas. Nosotros vamos a transitar el camino de una computadora para cada estudiante”.

Resaltó que en la actualidad, a través del plan de conectividad “Juana Manso” se incluye la distribución de computadores también para los docentes. “Estamos empezando con la distribución de computadoras a los estudiantes de cuarto año del ciclo secundario, del primer año del ciclo orientado y a los profesores”, afirmó.

Para la semana próxima, dijo que “luego de intensas semanas de trabajo con la Cámara de la Electrónica porque no había stock de computadoras en la Argentina, se definió una línea de crédito con el Banco Nación, subsidiada por el Ministerio de Educación, con una tasa muy baja, para que los docentes puedan adquirir en 36 cuotas, computadoras con una cuota mensual muy baja”. Para ello “hubo que armar toda una logística para contar con las computadoras porque la demanda no era solo argentina, sino global”.

“Trabajamos con la Secretaría de Industria y con las Cámaras para garantizar un precio justo y modelos adecuados para nuestros docentes, además de una tasa que implica algo que nunca se había dado en el Ministerio de Educación, que aportamos al Banco Nación 50 millones de pesos y con eso estamos bajando la tasa que van a pagar los docentes al adquirir un elemento tan esencial para poder llevar adelante su tarea, no solo durante la pandemia, sino en la etapa dual que viene en la pospandemia”, consideró el funcionario.

Preparación para el regreso

“200 mil docentes se capacitaron en estos más de 110 días, en cursos tutelados y asistidos, de manera gratuita; también en capacitaciones nacionales. Ahora estamos desarrollando un esquema de formación vinculado a la vuelta a la escuela que vamos a comenzar con dos aspectos, por un lado la vuelta segura y por otro lado, poder dialogar y capacitar a los docentes para que puedan recibir a nuestros estudiantes luego de este proceso de pandemia y aislamiento, que no fue gratuito en términos sociales y de comportamiento para los chicos y grandes”.

Sobre las garantías de un regreso seguro, Trota reiteró que trabajan de manera coordinada entre Nación, Provincia, Municipios y organizaciones sociales, a partir de un análisis cuyo resultado hace prever que “va a haber un marcado crecimiento del abandono y el desgranamiento escolar, asociado al proceso de no concurrencia física a la escuela por los recesos”. Y añadió: “Los recesos de verano, siempre tienen un impacto y ante esta realidad durante la cual seguimos educando y los chicos continuaron aprendiendo desde sus hogares, en términos de rutina escolar en cada jurisdicción habrá sido entre 9 y 10 meses de no concurrencia física a la escuela, porque en marzo tuvieron pocos días o semanas de clases, todo eso termina impactando en la rutina y se va a producir un desgranamiento”. En este punto, señaló: “Lo que nos va a definir a nosotros como gestión educativa es cómo priorizamos ir a buscar a cada uno de esos adolescentes, con distintas herramientas, para que puedan tener una continuidad educativa y volver a la escuela este año o el siguiente”.

Sobre la promoción del estudiante

Consideró que “el problema es mucho más profundo, el problema es de una Argentina dañada y el impacto de la pandemia es muy profunda en términos económicos y sociales y el desgranamiento no se produce en los sectores medios, donde no está esa especulación de pasar de año de manera automática, donde se vincula a una realidad del crecimiento de la vulnerabilidad, de la exclusión y de la angustia familiar”.

A este panorama sombrío, Trotta añadió: “Las causas del desgranamiento y el abandono es multidimensional, pero la principal causa que la produce es la crisis económica que no nació con la pandemia pero sí se profundiza con ella de manera aguda, y en segunda instancia por esa ausencia de la rutina de la concurrencia física en la escuela. Todo esto implica un desafío mucho más profundo, relacionado con repensar nuestra escuela secundaria, como un espacio que interpele, que convoque a nuestros estudiantes; que el adolescente sienta a la concurrencia a la escuela secundaria como un paso necesario para los enormes desafíos que tiene por delante. Se relaciona muchísimo con los índices de igualdad social que tiene cada uno de los países”.

Finalmente, el ministro subrayó que “este no es un año perdido, es un año de mucho esfuerzo, sin olvidar que estamos transitando una pandemia. La no concurrencia física a la escuela no es una decisión antojadiza, sino para priorizar el cuidado la salud. La principal responsabilidad es cuidarlos, por eso no nos apuramos con tomar ninguna decisión, las resoluciones que se toman sobre los procesos pedagógicos este año se adoptan a partir de diálogos y consensos profundos. En el marco del Consejo Federal de Educación se decidió que no hay una promoción automática de los estudiantes, sí garantizamos que aquellos saberes que no se puedan brindar este año, los vamos a dar el año próximo y si es necesario, en el 2022”.

misionesonline.net