Se aprobó el protocolo universitario para el regreso a las clases presenciales

El Ministerio de Educación de la Nación aprobó el protocolo para el retorno a las actividades académicas presenciales en las universidades e institutos universitarios una vez que la situación epidemiológica lo permita.

A través de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), junto con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP), se establecieron los lineamientos generales para el regreso a las aulas en el ámbito universitario.

Para realizar el protocolo, se basaron en criterios sanitarios y de higiene, salud y seguridad, así como también de organización académica y pedagógica. El mismo establece acciones preparatorias y un monitoreo constante de las actividades.

El Protocolo Marco constituye un piso mínimo de requerimientos sobre los cuales cada institución podrá definir criterios específicos que se adapten a las particularidades de las actividades que realizan.

La definición de los lineamientos generales para la reapertura de clases presenciales es el resultado de un proceso consensuado en el que se consideraron los aportes de especialistas, universidades, centros de estudiantes, sindicatos, entre otros, en base a un documento elaborado en conjunto con el Ministerio de Salud.

Por su parte, el titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, aseguró: “Creemos que la construcción del regreso a la presencialidad demanda profundos consensos de toda la comunidad educativa”.

“La decisión del regreso físico a las aulas será tomada por cada rector y rectora una vez que la situación epidemiológica de cada región así lo permita y se garanticen las condiciones sanitarias establecidas en los protocolos”, agregó.

Entre las principales medidas para la reapertura de clases presenciales se destacan: “Establecer criterios de implementación de protocolos en las universidades e institutos universitarios según la situación o fase epidemiológica que transita y generar en cada institución un plan en conjunto con la comunidad educativa para evaluar posibilidades de implementación”.

El protocolo también señala: “Resguardar a los grupos más impactados por la pandemia a fin de disminuir desigualdades, optimizar la infraestructura sanitaria en cada una de las casas de estudio y eliminar la realización de actividades masivas presenciales”

Por su parte, el secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk aseguró: “Logramos sostener el derecho a la educación pudiendo brindar un primer cuatrimestre en el que las y los jóvenes universitarios han accedido a clases virtuales. Por último, garantizamos la calidad académica para 2.200.000 de alumnas y alumnos”.

Fuente: Ámbito