La otra pandemia: en 155 días de cuarentena hubo 109 femicidios y un tarvesticidio

Así lo informó el Observatorio Adriana Marisel Zambrano de la asociación La Casa del Encuentro. Mientras el pedido es «quédate en casa», casi la mitad de los femicidios  se dieron en la vivienda que compartían con su propio agresor.

El Observatorio Adriana Marisel Zambrano de la asociación La Casa del Encuentro realizó un informe en el que reveleran que, en 155 días de cuarentena, hubo 109 femicidios y un travesticidio. Más de la mitad de estos asesinatos fueron dentro de la vivienda donde cumplían el aislamiento social y obligatorio.

Los territorios más afectados fueron: Provincia de Buenos Aires con 45, Santa Fe 16, Tucumán 8, Misiones 7, Chaco 5, Salta y Córdoba 4, Ciudad de Buenos Aires 3, Entre Ríos, Santiago del Estero, Formosa, Corrientes, San Luis, Río Negro y Jujuy con 2, y Mendoza, Catamarca, Santa Cruz y Neuquén uno cada una.

Del total de femicidios y travesticidio: 44 tuvieron lugar en vivienda compartida, 30 en la de la víctima, 21 en distintos espacios públicos, cuatro en la vivienda del victimario, tres en otros domicilios, dos en el interior de un vehículo, uno en lugar de trabajo y uno en una celda carcelaria. La gran mayoría fueron concretados por parejas (53) o ex parejas (21).

En 10 casos no había relación aparente entre víctima y victimario, ocho autores fueron vecinos o conocidos, siete fueron hijos/hijastros, cinco padres/padrastros y cuatro otros familiares. Sobre las víctimas, informaron que 39 de los femicidios tuvieron como víctimas a mujeres de entre 31 y 50 años. Otras 34 tenían entre 19 y 30, 14 contaban con una edad de entre 51 y 65, 11 eran adultas mayores de entre 66 y 85, cinco eran adolescentes de entre 13 y 18, y otras cinco, niñas de 1 a 12. Una de cada ocho ya había denunciado episodios previos de violencia de género.

Otro dato que informaron fue que 134 hijas e hijos quedaron sin madre como consecuencia de estos femicidios, 85 de los cuales eran menores de edad. Tres de las víctimas estaban embarazadas.

Protocolo con instructivo para denuncias por violencia de género durante la cuarentena

La Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), Mariela Labozzetta, expresó que al comienzo de la pandemia la cantidad de denuncias por violencia de género descendió «por la falta de circulación» y por eso «había que ofrecer alternativas».

En ese sentido, se creó un instructivo en casos de violencia de género. El mismo informa lo que deberá hacer el Estado una vez anoticiado de la denuncia. La primera medida que deberá tomar el personal policial es la de apartar al agresor del ambiente o espacio físico en el que se encuentre la víctima. En ningún caso podrá escuchar, ni interferir al momento de tomar la denuncia.

El policía no puede ni conciliar, ni proponer ni mediar. Deben garantizarle a la víctima un ambiente de privacidad, confidencialidad y respeto. Si la persona en situación de violencia lo pide, se le debe permitir la presencia de alguien de su confianza para que le asista. En la medida de lo posible, además, se propone que el personal policial que tome la denuncia sea femenino.

Si existe violencia familiar o sexual, los agentes deberán comunicarse a la línea 144 o a la 137 para que se convoque a los equipos interdisciplinarios disponibles, los cuales acompañarán a la persona durante la declaración testimonial y evaluarán los pasos a seguir para evitar su revictimización.

Según la guía, se debe privilegiar la declaración espontánea, sin cuestionar los dichos de la víctima, prestando atención a su estado emocional y evitando juicios de valor sobre los hechos denunciados. En todos los casos, el personal policial debe dirigirse a la persona respetando su identidad de género adoptada y con su nombre de pila, aunque sea distinto al consignado en el DNI. Hay que considerar la posibilidad de ofrecer los servicios de un intérprete de lengua de señas si la víctima es discapacitada auditiva, o de un intérprete si es de un pueblo originario, migrante o refugiada.

Fuente: Corrientes Hoy