Pinturas y herramientas con más pedidos ante las fronteras cerradas

El sector de las pinturerías en Argentina y en Misiones en particular sintió siempre la fuerte competencia con los productos de Paraguay y Brasil. Los esmaltes de países vecinos, como muchos otros artículos y según los años, llegaban a costar cerca de la mitad del precio en Argentina. Ello provocaba una fuerte limitación al comercio y la industria local.

Ahora con las fronteras cerradas por la pandemia del coronavirus, Isidoro Rizzolo, propietario de Pinturas Misioneras, explicó que la situación al menos les permite afrontar todos sus compromisos para mantener la actividad industrial. Recordó las duras situaciones que enfrentaron para mantener su marca y cómo la industria misionera podría mejorar con una menor carga impositiva y créditos accesibles para más tecnología.

“Aquí tenemos un 21% de IVA, 4,5% de Rentas y 1% de Municipalidad, para empezar. Después al monto que le queda a la empresa le aplican un 35% de ganancias. Esto es sólo para empezar, después hay que descontar las cargas sociales y los costos de alquileres, por ejemplo. Nosotros pudimos subsistir hasta ahora bajando la rentabilidad al mínimo. Y aún así había meses en que perdíamos plata”, detalló el industrial local.

Y enfatizó, “el costo de un producto es la diferencia de impuestos que tenga”.  Explicó que además de diferencia impositiva, en Argentina se padeció muchas veces la inestabilidad cambiaria que complicó la compra de materia prima y endeudamiento.

«Con el cierre de las fronteras nos aumentó la demanda y ahora pudimos cumplir con nuestros compromisos»Isidoro RizzoloPinturas MisionerasSobre la fuerte competencia regional de su sector recordó que, “el problema nuestro no es sólo con Paraguay sino con toda la costa de Brasil. Tenemos que luchar contra toda la competencia que viene de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos que tienen fábricas y que envían sus productos a precios bajos para competir. Para subsistir bajamos la rentabilidad y por consiguiente no pudimos avanzar mucho en tecnología”. Comentó que en la actualidad “con el cierre de las fronteras, nos aumentó la demanda y ahora pudimos cumplir con nuestros compromisos. A futuro no sabemos, Dios dirá, pero estamos conformes con poder pagar impuestos, sueldos, proveedores, que no es poca cosa”.

Recordó que con las asimetrías “son muchos miles de millones de pesos que se iban de la provincia. Nosotros logramos mantenernos subiendo la producción y bajando costos, hasta llegamos a tomar más personal en los últimos tiempos”.

El industrial resaltó que, a pesar de todas las complicaciones impositivas y financieras, la empresa está logrando productos que compiten en precios y en calidad a los mejores productos de la región. Y además han generado desarrollos innovadores propios. Así se ejemplificó la producción de tintas biodegradables para utilizar en podas para decoración, pintura para demarcación termoplástica (para rutas). “Fabricamos una pintura especial para plantas de yerba mate, que ayudan a la cicatrización luego de la cosecha y protegen a la planta de ataque de insectos”, agregó Rizzolo. Apuntó finalmente que una gran ayuda para el sector industrial sería facilitar créditos blandos para incorporar más tecnología. “Si nos facilitaran financiamiento para la tecnificación eso ayudaría. Tenemos una planta de solventes que hace como tres años la estamos armando”.

Ferreterías muy concurridas
En tanto otro sector asociado a la construcción donde registran un mayor ritmo de pedidos es el de las ferreterías. Desde allí reconocieron una mayor venta de insumos y máquinas para realizar tanto arreglos domiciliarios como trabajos de carpintería y herrería.

Así hoy el “coso del cosito” ahora se busca más, se encuentra y se compra en ferreterías de las localidades misioneras. Desde los negocios del rubro destacaron que tienen un gran nivel de pedidos e identificaron que pequeñas compras que antes recurrían a negocios encarnacenos ahora se atienden localmente. Y todo esto sumado a la gran demanda de profesionales que realizan trabajos manuales como carpinteros o herreros generan una constante ola de pedidos muy variados. Se apuntó que se piden desde insumos básicos hasta máquinas pequeñas a grandes para realizar trabajos.

“Es un poco surtida la demanda que hoy tenemos. Se nota que más gente está haciendo arreglos en su casa y recurren a las ferreterías para llevar los productos que necesitan para terminar los trabajos. También profesionales que hacen carpintería o herrería vienen a buscar insumos o a comprar máquinas ”, comentó Daniel Aguilar, de Ferretería Aguilar.

El encargado de ventas apuntó que en los pedidos se identifican muchas pequeñas compras que antes seguramente recurrían a comercios de Encarnación.

“Lo que sí se ve mucho es que creció la venta chica que antes consumía mucho en Paraguay. Ahora esos pedidos se atienden mucho, gente que busca herramientas sobre todo de segundas marcas. Justamente al estar cerradas las fronteras más público pide herramientas e insumos”, se evaluó.

Aguilar detalló que hay pedidos muy diversos, “todo lo que sea insumos y después máquinas como soldadoras chicas, amoladoras, electrodos, discos, todo se pide”.

Desde la Ferretería Ferro Posadas se acotó que hubo un intenso movimiento por arreglos. Y se destacaron los pedidos por pinturas y variados insumos para modificar espacios domiciliarios. “Desde que arrancó la cuarentena, fue creciendo la demanda de pintura. Se vendió más pintura en la pandemia que en temporada de fin de año. También todo lo que es mangueras de riego, jardinería, algunas cosas de herrería y de electricidad también”, comentó Rita Lachowski, propietaria del comercio.

Acotó que “ también se movió el sector de PVC, caños , sella roscas, arreglos sanitarios también fue amplia la demanda. En estos meses la gente fue viendo las modificaciones que podía hacer en cada rincón de su casa, desde el patio, quincho, la parrilla, para todo pidió insumos”, dijo.

Soportar y superar un incendio

Rizzolo recordó el incendio que sufrió su planta industrial en Garupá en agosto y explicó la afectación general que sufrieron y como lo están superando. “Nos complicó el incendio, pero por suerte no demasiado. Perdimos mucha materia prima que teníamos que vender a otras industrias. Agradezco nuevamente a los Bomberos y Policía que hicieron un operativo impecable”, dijo. Aclaró en tanto que “para llegar a realizar la producción en nuestra fábrica nos dedicamos 17 años. Vamos a ver qué equipos podemos recuperar, parte estaba asegurado, por lo pronto no podremos abastecer con resinas a otras industrias. Esa facturación la perdimos”, detalló.

elterritorio.com.ar