El Gobierno pagará un vencimiento de USD12 millones al 1% que no entró al canje de deuda bajo ley extranjera

Lo confirmó el Ministerio de Economía. Se trata de los tenedores de los bonos Par en dólares y en euros emitidos en 2010 que no ingresaron a la reestructuración. Guzmán busca llevar calma al mercado en momentos de tensión cambiaria y financiera.

El Ministerio de Economía confirmó que les pagará el cupón de intereses que vence este miércoles a los tenedores de los bonos Par en dólares y en euros emitidos en 2010 que no ingresaron al canje de deuda bajo legislación extranjera. Se trata del 1% que no logró ser reestructurado en la operación que cerró el 28 de agosto y se efectivizó el 4 de septiembre.

Según detalló la cartera que conduce Martín Guzmán, el pago a realizar es de USD671.616,75 en el primer caso y de 9.602.313,05 de euros en el segundo. En total, al tipo de cambio actual, se trata de algo menos de USD12 millones, que saldrán de las reservas en plena sangría. Pero, con esta definición, el ministro busca llevar calma al mercado en momentos de tensión cambiaria y financiera. «Esta decisión es un paso adicional en la agenda de tranquilizar la economía argentina y continuar en la senda de la normalización económico-financiera», afirmó un comunicado oficial.

De esta forma, el Gobierno descartó la otra alternativa en danza: reabrir el canje en condiciones similares pero, en lugar de realizarlo a través de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés), hacerlo ante las autoridades bursátiles europeas con la intención de que puedan suscribir la propuesta los pequeños tenedores que no rechazaron la oferta pero que, por razones operativas, no pudieron participar del llamado previo.

«El registro bajo el régimen europeo de una segunda oferta en términos equivalentes a la anterior, la incertidumbre sobre un resultado favorable y los costos relacionados, no se justifican en esta instancia», señalaron desde Economía.

El 4 de septiembre se liquidó el canje de la deuda pública emitida bajo ley extranjera mediante la reestructuración del 99,01% del universo de títulos elegibles, es decir, unos USD65.500 millones. A eso se sumó la conversión del 99,4% de los títulos en dólares bajo legislación local, unos USD41.500 millones. En total, la deuda reestructurada asciende a USD107.000 millones.

En el canje externo, el resultado fue inferior al 100% debido a que no se alcanzaron los umbrales necesarios que planteaban las cláusulas de acción colectivas en los títulos Par denominados en euros y dólares estadounidenses emitidos en 2010.

De acuerdo a fuentes de Economía, el 1% que quedó afuera estaba compuesto por acreedores minoristas radicados en Europa, que no pudieron adherir por cuestiones operativas pero que no rechazaron la oferta consensuada entre el Gobierno y los tres grupos de bonistas liderados por BlackRock.

Con todo, el monto en circulación de los Par 2010 en dólares y en euros se redujo considerablemente ya que la mayor parte de sus tenedores sí aceptó la propuesta. Previo a la restructuración, el valor nominal de estos títulos era de USD96.939.179 y 1.438.310.930 de euros, respectivamente. Luego del canje, el remanente en cada caso es de USD35.819.560 y 568.184.204 de euros.

En paralelo, el Gobierno pisó el acelerador de la renegociación con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) con el objetivo de terminar de despejar el horizones financiero de los próximos años. La próxima semana habrá una primera misión técnica del organismo encabezada para analizar las cuentas públicas y los números de la crisis económica en general. El Ejecutivo trabaja para intentar que parte de la misión se lleve a cabo de forma presencial.

La negociación será ardua y Guzmán espera que se extienda hasta el primer trimestre. Incluirá el debate de un programa económico y la modalidad de la refinanciación de los USD45.000 millones de deuda que dejó el stand by firmado en 2018 por Mauricio Macri.

El diálogo con el FMI también busca ser una señal de certidumbre respecto del rumbo económico de parte del Gobierno hacia los mercados, junto con el tratamiento del Presupuesto 2021 en el Congreso que propone el inicio de un sendero de reducción gradual del déficit fiscal a través de una recuperación de la recaudación y la eliminación del gasto asociado al Covid 19, como el IFE y el ATP.

Luego del acuerdo con el Fondo, Guzmán deberá encarar la reestructuración de la deuda remanente con el Club de París por algo más de USD2.000 millones que vence en mayo de 2021.

Por Juan Strasnoy Peyre

baenegocios.com