Reacondicionan balnearios de Posadas para su reapertura

El calor característico de esta región llegó para quedarse. Aun en primavera, las temperaturas algunos días superan los 40º y uno de los mayores deseos es poder contar con un lugar para refrescarse y pasar un momento en familia o con amigos. En el caso de Posadas, El Brete y Miguel Lanús son las únicas dos playas que cada año se habilitan para bañistas.

Este año, por la presencia del Covid-19, la incertidumbre se hizo eco en la sociedad posadeña teniendo en cuenta que estos espacios generalmente aglomeran una gran cantidad de personas en días de calor. Sin embargo, desde la Dirección de Balnearios de la comuna confirmaron a El Territorio que ya se está trabajando en el reacondicionamiento y limpieza y que ya se presentó un protocolo para volver.

Isaac Villalba, director de este sector, indicó: “En Miguel Lanús están habilitadas las reuniones sociales y deportivas, pero todavía no como solarium, porque se está acondicionando con máquinas y el fondo no está como para que la gente entre al agua y pueda hacer uso tranquilamente, hay palos y algas, así que estamos trabajando en eso”.

En tanto, según mencionó, El Brete todavía no está habilitado para ningún tipo de actividad. Sin embargo, en cuanto a ambos casos, aseguró que se está evaluando, entre otras cosas, la cantidad de gente que se permitirá ingresar.

“Eso va a depender de la capacidad de cada balneario, también hay que ver si vamos a regular por turnos”, detalló.

Si bien cada año diciembre se inauguraba la temporada de verano y de playa con una variedad de actividades deportivas y recreativas, aún no hay una fecha de regreso. “Se vienen las olas de calor, la gente quiere meterse al agua y por ahí van a lugares que no están habilitados y es peligroso. En la Costanera Oeste se ve mucho que en la zona de piedras la gente baja a refrescarse, así que estamos agilizando el proceso porque es evidente que hace calor. Eso nos hace apurarnos más y además para poder comunicarle a la gente cómo va a ser”, resaltó Villalba.

Asimismo, consideró que “el tren que va a comunicar Garupá y Posadas va a ser un acceso rápido a la zona de balnearios”.

GuardavidasLo cierto es que ambas playas deben contar con la vigilancia de guardavidas para garantizar la seguridad de los bañistas, como así también los clubes donde hay piletas. Generalmente los socorristas rinden su reválida entre octubre y noviembre, requisito para poder trabajar en cada temporada de verano. Sin embargo, este año se prorrogó esta instancia para aquellos que oportunamente aprobaron el año pasado.  

“Por varias razones vimos que iba a ser muy difícil evaluar la reválida este año y directamente se pidió al Ministerio de Gobierno la prórroga, que salió por resolución”, explicó Franco Bacigalupi, director general de Seguridad Acuática de la Subsecretaría de Protección Civil de la provincia.

Según explicó, serían 141 los que están en condiciones de trabajar en playas y piletas. “Posadas, Candelaria, Oberá y Eldorado son los municipios adheridos a la ley de Seguridad Acuática, pero a los de Oberá no llegamos a tomarles la reválida. Los otros municipios, al no estar adheridos, se rigen bajo sus normativas municipales, algunos -como en el caso de San Ignacio- contratan guardavidas de Oberá”, especificó Bacigalupi.

Por otro lado, comentó que desde otros balnearios del país, como Mar del Plata, les enviaron los protocolos con los que trabajarán en el verano. Uno de los puntos detalla que en el caso de tener que realizar un salvataje, el guardavidas deberá acercar el elemento correspondiente a la víctima, en lo posible sin tocarla. Luego, al sacarla del agua, otros dos compañeros los esperarán para asistirlos, con mangas largas y protectores faciales. 

“Después de todo eso hay que averiguar si esa persona que se salvó tuvo algún contacto con un infectado de Covid-19. En este caso, todos los guardavidas quedan aislados. Si tenemos un rescate, por ejemplo, en El Brete y tenemos una baja con aislados, se nos va a complicar muchísimo”.

Hasta febrero de este año,  el equipo de guardavidas que presta sus servicios en El Brete estaba conformado por diez integrantes, mientras que el de Miguel Lanús por doce. Este número ahora dependerá del protocolo aprobado en cada una de las playas.

“Se viene una temporada de mucho calor, pero la gente va a tener que entender que estamos limitados”, cerró Bacigalupi.

territorio.com.ar