Para no ser considerada pobre, una familia tipo necesitó casi 50 mil pesos, según el INDEC

La canasta básica aumentó 3,8% en septiembre y una familia tipo necesitó $47.216 para no ser pobre. El INDEC dio a conocer la cifra el mismo día que el Gobierno oficializó el aumento del salario mínimo, que en marzo quedará fijado en $21.600.

La Canasta Básica Total (CBT), que reúne alimentos, indumentaria y transporte, registró en septiembre último una suba de 3,4% respecto al mes anterior. De esta manera, una familia tipo -pareja y dos hijos menores- necesitó en ese período ingresos por $47.216 para no caer en la pobreza, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

El organismo estatal dio a conocer el nuevo valor de la CBT el mismo día que el Gobierno nacional oficializó el aumento en tres tramos del salario mínimo, vital y móvil, que en marzo próximo quedará fijado en $21.600.

Según el cronograma publicado en el Boletín Oficial, a partir del primero de este mes, el ingreso mínimo será de $18.900 para aquellos que cumplan una jornada laboral completa, y de $94,50 por hora para los jornaleros; y desde el 1 de diciembre, esas sumas pasarán a ser de $20.587,50 y $102,94, respectivamente.

Finalmente, la suba se completará a partir del primero de marzo del 2021, cuando el salario mínimo por mes para los trabajadores de tiempo completo se fijará en $21.600, y el de los jornalizados, en $108 la hora.

Días atrás, la consultora Focus Market señaló que a septiembre de este año una familia tipo necesitó $22.470 para cubrir el gasto de los productos de la canasta básica alimentaria, que establece la línea de la indigencia.

Tras el estudio realizado en 670 puntos de venta de todo el país, la consultora remarcó que el nuevo piso del salario mínimo «no logra cumplimentar una canasta básica alimentaria para este tipo de hogar».

La pasada semana, el INDEC informó que la inflación saltó al 2,8% en septiembre, el segundo registro más alto del año tras el 3,3% de marzo. Así, los precios minoristas acumulan un alza de 22,3% en lo que va de 2020 y un incremento de 36,6% en los últimos doce meses.

Sin embargo, alimentos y bebidas no alcohólicas volvieron a ubicarse por encima del índice general, con una suba mensual de 3% y un alza de 26,5% en los nueve meses del año.

Se destacaron los aumentos en frutas, verduras, tubérculos y legumbres, y carnes y derivados, que fueron parcialmente compensados con alzas menores -e incluso algunas bajas- en productos lácteos, aceites, grasas y manteca, y bebidas no alcohólicas. El aumento más fuerte, entre los alimentos básicos, fue el del pan, que trepó 8,9%.

Estos productos, que forman parte del consumo masivo vieron decrecer sus volúmenes de venta en el mismo período, según las consultoras que monitorean los supermercados y almacenes.

Fuente: Clarín