Tras el descongelamiento de alquileres registran aumentos de hasta el 70 por ciento

A comienzos del mes de marzo se dio a conocer que el Gobierno Nacional finalmente se procedía al descongelamiento de los precios de los contratos de alquiler y del decreto que suspendió los desalojos por falta de pago. De esta forma, el congelamiento dejará de estar vigente a partir del 1º de abril.

Con el fin de la medida, a partir del mes próximo, los inquilinos tendrán que abonar la diferencia entre el ajuste que estaba previsto (según cada contrato) y lo que no se aplicó durante los últimos 12 meses. Según dispuso el decreto que congeló los precios, esa diferencia podrá ser abonada en cuotas mensuales, iguales y consecutivas: tres como mínimo o 12 como máximo. La primera de esas cuotas deberá pagarse en abril de 2021. En el caso de que haya habido falta de pago, los plazos y cuotas para regularizar los pagos son los mismos: de 3 a 12 cuotas mensuales.

Este descongelamiento afecta de manera directa a los inquilinos que entre la inflación y la baja de los salarios les es imposible afrontar las increíbles subas.

Adrián Torres, presidente de la Asociación de Inquilinos, dialogó con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva 100,7 y dijo: “Hay mucha preocupación, se sabía que el congelamiento de alquileres no podía ser eterno, que las prórrogas de aumentos se iban a terminar y existe una disparidad del precio de la locación y la posibilidad concreta con respecto a los salarios de afrontar estos compromisos. Se genera un problema con la inflación, la devaluación de la moneda y la baja de los salarios y es realmente sea inalcanzable”.

“En algunos casos que hay responsabilidad solidaria que comprenden la situación, los aumentos son moderados entre 30 y 40 por ciento y cuando se está sujeto al mercado los contratos nuevos son con ajustes de hasta el 70 por ciento y hasta en algunos casos de hasta el 100 por ciento”, enfatizó el referente de la asociación.

Además explicó que la necesidad que existe de parte de los inquilinos hace que muchas veces los ajustes sean abusivos, “sabemos que hay una cuestión que este es el único negocio que se da el lujo de ajustar y desmerecer a los clientes y ante los aumentos y la inflación hace que a los inquilinos se le hace imposible sostener”.

 “Cuando no pueden sostener el alquiler, nosotros sugerimos que busquen una nueva locación más accesible, no queda otra opción porque legalmente no hay algo para combatir la especulación que proteja al inquilino”, acentuó.

Por otra parte dijo que los inmobiliarios y los que manejan el mercado saben que esto es oferta-demanda “y si no alquila por un determinado tiempo se baja el precio pero la demanda siempre existe y por eso no ocurre esto.

 “Por la demanda que existe hay mucha paridad, hay locaciones en zona céntrica más baratas que en zonas alejadas, ya no hay diferencias en precios, eso significa que la gente tiene necesidad de alquilar y la demanda permanentemente y eso hace que no bajen los precios y que no exista una disparidad de precios”, precisó.

 Finalmente dijo que en determinadas situaciones se inflan los precios por la mencionada constante demanda, “como es una necesidad concreta de tener un techo se inflan los precios y se quedan con lo más bajo de los que ya son altos”.


elterritorio.com.ar