La leche y el aceite fueron los productos que más aumento de precios registraron en los primeros meses del año

La inflación impacta directamente en el valor de los alimentos que son consumidos por los argentinos,  quienes están atentos a los precios de cada uno de ellos. Durante los primeros meses de enero el aceite y la leche fueron los que más aumento de precios registraron en las góndolas.

“Desde enero hasta la fecha estuvo marcado por aumento de tarifas, servicios pero también en los alimentos que no dan tregua”, dijo el supermercadista Lucas Kerps  en declaraciones a Radioactiva.

Los lácteos fueron los productos que más aumento de precios de registraron, ya que la leche subió un 40%. También lo hizo el aceite con un aumento del 32%, arroz y fideos 15%, y la harina 12%.

“La buena noticias es que a partir del invierno empieza a mejorar mucho la producción de leche y podemos encontrarnos con que los precios que manejamos hoy estén estables durante un buen tiempo”, indicó Kerps.

Para los consumidores el aumento de precios impactaron de lleno en los gastos mensuales, a los cuales se le suman otras servicios que también registraron incrementos.

“Hacen lo que pueden, hay un cambio de hábito muy importante, hay productos como las gaseosas o aguas saborizadas que han mermado muchísimo el consumo, en productos de perfumería, pastas dentales, shampoos y cremas de enjuague se están volcando más a lo básico”, comentó Lucas Kerps.

“Tratamos de buscar la manera de siempre estar accionando, trabajando con la industria, con los proveedores para tratar de paliar la situación. Tenemos que tratar de no perder mercado con los productos básicos. Se trabaja mucho con el proveedor para encontrar acciones, bonificaciones para acompañar a nuestros clientes en esta situación complicada”.

Inflación de Marzo y aumento de precios 

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó  que la inflación avanzó en febrero otro 3,6%, de nuevo presionada por el segmento de los alimentos.

El dato indica que hubo una desaceleración respecto a los saltos que se registraron en los meses previos y que encendieron las alarmas en el Gobierno nacional, que promete que los precios terminarán el 2021 con una carrera acumulada del 29%.

«Los precios al consumidor subieron 3,6% en febrero de 2021 respecto de enero y 40,7% interanual. Acumularon un alza de 7,8% en el 1° bimestre», detalló el organismo que conduce Marco Lavagna.

El Indec detalló que, en esta oportunidad, la «división Restaurantes y hoteles (5,4%) fue la de mayor aumento en el período».

«La suba estuvo impulsada por incrementos observados en restaurantes, bares y casas de comidas, y parcialmente compensada por bajas en servicios de alojamiento», diferenciaron.

Otra de los segmentos que presionó fue el de Transporte, cuyo avance de 4,8% en febrero «obedeció principalmente a subas en la adquisición de vehículos y en combustibles».

«Mientras que en el caso de equipamiento y mantenimiento del hogar (4,6%) incidieron incrementos en artefactos grandes para el hogar, bienes no durables para el hogar y servicios domésticos y para el hogar», agregaron en el Indec.

Sin embargo, el Indec remarcó que nuevamente la división «Alimentos y bebidas no alcohólicas fue la de mayor incidencia en todas las regiones».

En febrero registró un incremento de promedio de 3,8% «a raíz de los aumentos observados en Frutas; Verduras, tubérculos y legumbres; Aceites, grasas y manteca; e infusiones».

«Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por la Leche, productos lácteos y huevos y las Carnes y derivados, que mostraron subas por debajo del promedio de la división», completó el Indec a través de su informe.

En diciembre y en enero, el IPC avanzó 4% mensual por la presión del segmento de alimentos y bebidas no alcohólicas.

Ante ese fenónemo, en la Casa Rosada no sólo iniciaron una cruzada contra los referentes del sector sino que activaron gestiones para asegurar que el sendero de los precios y de los salarios se ajuste a las proyecciones que el ministro de Economía, Martín Guzmán, plasmó en el Presupuesto.

La Casa Rosada inició rondas de conversaciones con empresarios de todos los sectores productivos. Las primeras fueron con los dirigentes vinculados con la elaboración de alimentos y con los de la construcción.

El objetivo central es evitar aumentos «injustificados», que según el Gobierno fueron los que recalentaron la marcha de los precios en el verano, y lograr que los acuerdos salariales terminen ganándole, por dos o tres puntos, a la inflación, para reactivar el consumo.

misionesonline.net