Con una amplia mayoría opositora, el presupuesto 2022 fue rechazado

En el debut de la nueva conformación de la Cámara de Diputados, el oficialismo sufrió un duro golpe: casi toda la oposición votó en contra del Presupuesto 2022 y el proyecto fue rechazado por 132 votos negativos frente a 121 positivos y una abstención -del santacruceño Claudio Vidal (SER)-.

El Frente de Todos llegó a la sesión sabiendo que no contaba con las voluntades necesarias para su aprobación. Igualmente fue a “matar o morir” y en las negociaciones fracasó.

Sin embargo, cuando parecía abrirse una luz en el camino, la intervención del jefe de la bancada oficialista, Máximo Kirchner, detonó toda chance. Su discurso hizo estallar a Juntos por el Cambio, que hasta ese momento, tras deliberar más de una hora, se aprestaba a acompañar la vuelta a comisión de la iniciativa.

Los votos en contra fueron, como se anticipaba, de Juntos por el Cambio, el Interbloque Federal, el Frente de Izquierda, los cuatro diputados liberales y el riojano Felipe Álvarez, del bloque SER (su compañero se abstuvo).

Los únicos que acompañaron al Frente de Todos fueron los cinco legisladores del interbloque Provincias Unidas, integrado por dos rionegrinos, dos misioneros y un neuquino, representantes de oficialismos provinciales.

Hubo, además, dos ausencias: del porteño Álvaro González (Pro), de viaje; y de la santiagueña María Luisa Montoto (FdT).

Por más de 21 horas, el oficialismo se sometió a un desgaste y recién dio el brazo a torcer cuando la discusión se encaminaba al tramo final. El mensaje que llegó desde Casa Rosada alteró el curso de la reunión.

Fue a las 7.43, cuando tras darle la palabra a la diputada de la izquierda Myriam Bregman, el presidente del cuerpo, Sergio Massa, convocó al jefe de la UCR, Mario Negri, a que se acerque a la sala contigua al estrado. Allí estuvieron, además de Massa y Negri, Kirchner, Cristian Ritondo, el presidente del Pro, y Rodrigo de Loredo, conductor de Evolución.

Al volver al recinto los referentes de la bancada, la tropa opositora se comenzó a inquietar y los diputados se movieron de sus asientos. Entonces, el kirchnerista Rodolfo Tailhade comenzó a los gritos: “Vayan a hacer la reunión afuera”.

En ese momento, se aprestaba a hablar el oficialista Itaí Hagman, que era uno de los previamente anotados. Pero anteriormente se habían empezado a sumar más legisladores, claramente con el objetivo de alargar los tiempos.

De los más de 120 oradores anotados, los discursos del oficialismo comenzaron a endurecerse en el tramo final, con un tono que no habían tenido en general durante la sesión, que igualmente fue intensa y con negociaciones sucediéndose en el transcurso.

Sin poder iniciar su discurso Hagman, a las 8.11 habló Ritondo: “Solo para explicar, porque capaz hay parte de la bancada que no sabe. Tuvimos una propuesta, hemos estado dialogando con usted y con el presidente del bloque del Frente de Todos. Lo que estamos haciendo es consultar para tratar de avanzar en lo que podamos, entendiendo el pedido del presidente de la Nación y tratando de hablar con nuestro interbloque para poder colaborar“.

“No les estamos faltando el respeto”, aclaró el macrista, que señaló intentaban ponerse de acuerdo en “una respuesta en común”, pero sin “salir” del recinto para no dejar sin quórum la sesión. Finalmente sucedió que los legisladores sí tuvieron que trasladarse al Salón Delia Parodi para deliberar, en un cuarto intermedio que comenzó a las 8.14, y era por 10 minutos, pero se extendió por más de una hora.

misionesopina.com.ar