¿Qué es la poliomielitis y por qué es importante prevenir la enfermedad?

Es una enfermedad muy transmisible causada por el virus polio, que puede ser grave y afecta con mayor frecuencia a lactantes y niños/as menores de 5 años.

Se transmite principalmente por el consumo de sustancias contaminadas con el virus (que se encuentra en la materia fecal) y por contacto directo con personas que pueden contagiar la enfermedad.

Algunos casos son leves; otros son mucho más graves y causan discapacidades física ¿Cuáles son los síntomas?

Puede comenzar con un poco de fiebre y dolor de garganta.

Algunos niños también pueden tener dolor o rigidez en la espalda, el cuello y las piernas.

El virus afecta en particular el sistema nervioso central y causa parálisis musculares, incluso de los músculos respiratorios.

¿Cómo se previene?

No tiene tratamiento pero se puede prevenir a través de la vacunación.

Existen vacunas seguras y eficaces contra la polio. Argentina ha avanzado en el reemplazo de la vacuna OPV o Sabín bivalente por la vacuna IPV o Salk ya que es un paso necesario en el camino hacia la erradicación de la polio.

Por eso, a partir del 01/06/20, el esquema de vacunación se compone por 3 dosis de vacuna IPV o Salk: a los 2, 4 y 6 meses de edad y un único refuerzo al ingreso escolar con vacuna IPV o Salk.

Estrategia de vacunación

1era dosis: 2 meses de vida con IPV o Salk

2da dosis: 4 meses de vida con IPV o Salk

3era dosis: 6 meses de vida con IPV o Salk

Refuerzo: a los 5-6 años (edad de ingreso a la escuela primaria) con IPV o Salk

Gracias a la vacunación contra la polio, no se registraron casos de poliomielitis en Argentina desde 1984 y la Región de las Américas se declaró libre de polio en 1994.

Se espera, en el futuro cercano, que la poliomielitis haya sido la segunda enfermedad en ser erradicada del mundo (después de la viruela) y luego de un tiempo prudencial (aún no definido), la vacunación antipoliomielítica pueda suspenderse.

misionesopina.com.ar