Obra Pública: Cristina Kirchner expondrá en condición de “abogada en causa propia”

La causa judicial por la que se investiga el supuesto desvío de fondos estatales en beneficio de empresas privadas por la Obra Pública sigue este lunes y -en la semana- Cristina Kirchner encabezará el alegato de la defensa en el juicio oral.

La vicepresidenta y sus abogados van a exponer luego de que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola hayan solicitado que la vicepresidenta sea condenada a 12 años de prisión e inhibición perpetua para ocupar cargos políticos por el supuesto desvío de fondos de vialidad de la provincia de Santa Cruz en su etapa como mandataria.

La audiencia empieza a las 8 de la mañana y se llevará a cabo en la modalidad virtual por medio del sistema de videoconferencia (se transmitirá por el canal de YouTube del Tribunal Oral Federal 2).

La defensa se repartirá en tres días: el lunes y martes será el turno de sus dos patrocinadores oficiales, Carlos Alberto Beraldi y Ariel Llernovoy, mientras que Cristina tomará la palabra el viernes como su propia abogada representante.

El reinicio de la causa contra Cristina Kirchner se dará en un contexto sociopolítico convulsionado. El 1 de septiembre pasado fue víctima de un intento de asesinato en la puerta de su domicilio de Recoleta. Mientras saludaba a un grupo de simpatizantes que la fueron apoyo en medio de la causa judicial, Fernando Sabag Montiel llegó a centímetros de la vicepresidenta, le apuntó con una pistola Bersa calibre 32 a la cabeza y gatilló dos veces sin éxito.

Cristina Kirchner expondrá como abogada propia en la causa Obra Pública

Por el ataque se inició una causa judicial y hasta el momento hay cuatro personas detenidas, investigadas por haber actuado de forma organizada con la intención de asesinar a Cristina. “Estoy viva por Dios y por la Virgen”, dijo la vicepresidenta el jueves pasado en el Senado, lo que representó su primera aparición pública después del atentado.

En el caso se juzgan las presuntas irregularidades en las 51 obras públicas que de 2003 a 2015, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, recibieron las empresas de Báez para la provincia de Santa Cruz. En sus alegatos, los fiscales entendieron que la mayoría no se terminaron y que todas se cobraron, además de irregularidades en las licitaciones. Se calcula que el empresario, quien hoy cumple prisión domiciliaria por otras causas por corrupción, habría recibido un total de AR$537 millones en ese período.

La de Cristina Kirchner será la sexta defensa en alegar de los 13 acusados que tiene el juicio, todos con pedido de condena por parte de la Fiscalía. Ya pidieron su absolución el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex subsecretario de Obras Públicas Abel Fatala y los ex funcionarios de Vialidad de Santa Cruz Héctor Garro, Mauricio Collareda y Raúl Daruich. Luego de la vicepresidenta, alegará el empresario Lázaro Báez.

La Fiscalía se basó en los mensajes encontrados en el celular del ex secretario de Obras Públicas, José López (quien está entre los acusados) que le secuestraron en junio de 2016 cuando fue detenido en un convento de General Rodríguez con nueve millones de dólares. Según Luciani, allí se encontraron pruebas de que antes de que Cristina deje el gobierno en 2015 se planificó el pago a Báez por obras no terminadas y se organizó el despido del personal y el cierre de las empresas.

La defensa, por su parte, rechazó la acusación en todo momento y consideró “absurdo” que Cristina pudiese ser constituida como “jefa de una asociación ilícita” ya que no hubo un solo testigo que nombrara a la expresidenta en ese rol. Por otro lado, en los últimos tiempos han aportado documentación sobre los vínculos de los fiscales con diversos dirigentes de la oposición, como el expresidente Mauricio Macri, a quienes les señalan la conformación de un vínculo cuyo fin es proscribir a la vicepresidenta (y máxima figura del oficialismo) de la vida política.

Una vez que la defensa de Cristina Kirchner finalice su alegato, restará que hagan lo propio otros siete acusados. Luego, la Justicia resolverá si inicia o no una etapa de réplicas y dúplicas donde todas las partes pueden responder aspectos de los alegatos que no fueron tratados en el juicio. Y, por último, los acusados podrán hablar una vez más ante el tribunal antes del veredicto de los jueces, que se espera que llegue antes de las Elecciones del 2023 para evitar especulaciones políticas al respecto.